Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 14 de noviembre de 2011

CAPITULO 4

Tessa me agarraba fuertemente del brazo, como si temiese que me fuera a caer de un momento a otro. No sabia donde estábamos, ni donde nos dirigíamos, pero aquel paseo estaba siendo bastante agradable. 
Por lo menos ya no tenia las piernas entumecidas.Atravesamos  el pasillo donde estaban nuestras habitaciones y nos subimos al ascensor de cristal. 
Una vez dentro la chica pareció relajarse un poco y disminuir la fuerza con la que me cogía del brazo, creyendo sostenerme. Yo podía  valerme por mí misma perfectamente, aunque ella parecía empeñada en creer lo contrario.
 
-¿No estas nerviosa 2024? ¡Vas a ver los jardines de la torre por primera vez! ¡Yo estaría temblando de emoción!
 En realidad la idea la tuvo la doctora Kreig, la cual nos mando un mensaje a nuestros respectivos ordenadores y apenas unos segundos después me encontraba vestida, calzada y con Tessa arrastrandome por el edificio.
 Yo no iba a poner impedimentos al plan. A fin de cuentas, lo único que quería era salir de la cama y no volver a tener que entrar en el IT en mucho tiempo...
 
El ascensor fue decelerando  poco a poco hasta detenerse en seco, terminando el proceso con un sonoro pitido. 
-¡Planta uno! ¡La nuestra 2024! 
 
Tessa me agarró de la mano y tiró fuertemente de mi hasta sacarme de elevador.
 Otro corredor de paredes blancas  se extendía  frente a nosotras, y al final del todo, una gran puerta de cristal translucido que apenas dejaba entrever que guardaban detrás, con un cartel en ella que rezaba: JARDINES. 
 
- Vas a ver...-dijo Tessa aprisionado el picaporte, guiñándome un ojo con expresión de complicidad. Lo giro lentamente dotando de aun mas misterio lo que fuera que estaba ahi, para finalmente abrir la puerta.
 
Quede momentáneamente cegada hasta que me acostumbré a la luz, y  poco a poco una perfecta armonía de colores  nació ante mis ojos dejándome maravillada por la belleza del entorno.  
Di un paso tímidamente, y me adentre en aquella especie de paraíso vegetal, y nada mas salir una leve  brisa cargada de un suave aroma a hierba fresca.
 Me envolvió haciendo despertar en mi una extraña sensación de haber estado ahí  antes...
Un manto verde cubría el suelo hasta donde me alcanzaba la vista, atravesado por un camino de gravilla que se ramificaba formando un verdadero laberinto por el que nos dispusimos a andar.
 "Espero que Tessa se sepa el camino..."pensé un poco asustada observando la inmensidad de aquella explanada.
Apenas habíamos caminado un poco cuando  pude divisar una fuente, formada por un conjunto de figuras talladas en mármol blanco que representaban
 a unos hombres levantando una esfera que se asemejaba al mundo.
Me senté en el borde mientras cerraba los ojos, dejando que el sol acariciase  suavemente mi piel. No pude evitar esbozar una sonrisa. 
Por un momento me olvide de que estaba en un lugar desconocido, y de que ni siquiera sabia que estaba haciendo ahí. 
Olvide que no me acordaba de mi vida antes de haber despertado en aquella cama y me sentí feliz...
De pronto un ave de vistoso plumaje se acercó a nosotras para después posarse  sobre el hombro de Tessa, que recibió al animal con una radiante sonrisa.
- Poli, dile hola a 2024.
El pájaro pareció pensárselo, pero transcurridos unos segundos abrió el pico y para mi sorpresa, comenzó a hablar:
-¡Hola 2024! Ven a jugar¡2024 hola!
- Ho.... Hola...-respondí al pájaro. Aquella situación me pareció tan ridícula que no pude evitar ruborizarme. Estaba hablando con un loro...
 
Tessa al ver mi expresión de desconcierto comenzó a reír de manera tan estrepitosa que hizo que me enrojeciese aun más.
 
-¡Tienes que ver tu cara!-dijo aun entre carcajadas, mientras intentaba calmarse sin apenas resultado alguno- Este es Poli, nuestra mascota
 ¡ No sabes cuanto tuvimos que rogar a la doctora Cris para que nos lo comprase! 
 Es como nuestro pequeño tesoro, ¿verdad Poli?
- ¡Verdad, verdad! ¡Hola 2024, hola!
 
Voló del hombro de Tessa al mío, lo cual por poco me provoca un ataque al corazón. Cerré los ojos con fuerza como esperando que de un momento a otro me picase en la cara pero nada de aquello ocurrió.
 Poli permaneció sobre mi hombro apenas inmutable. Relaje la postura un poco pero sin aun estar cómoda con un loro sobre mi.
 
-¡Pero si Poli no te va a hacer nada!- exclamo Tessa, siempre sonriente. Parecía aun mas radiante de lo normal y se notaba que en aquel lugar sentía cómoda.
 Acaricie tímidamente el plumaje de Poli, el cual giró la cabeza de golpe hacia mi. "Este es el fin. Despidete de tus ojos" me dije a mi misma, pero para mi sorpresa aquella vez 
tampoco me atacó, si no que se me quedo mirando fijamente  hasta que volví a acariciarle. Lo cierto es que era de un tacto bastante suave y resultaba hasta agradable. 
Suspiré. Aquel día estaba resultando entretenido, pero la paz y la tranquilidad siempre duran poco...
Un pitido procedente de la muñeca de Tessa nos sobresaltó a los tres. La chica comenzó palidecer a la vez que miraba su reloj.
 
-¡Se me ha olvidado por completo la sesión en la cámara del sueño!- exclamó la chica a la vez que echaba a correr de vuelta a la torre. 
 
-¡Tessa! ¡¿Que hago yo mientras?!-la grité asustada ante la perspectiva de quedarme sola, pero ella ya estaba demasiado lejos como para oirme. 
 Sinceramente, no me apetecía ni lo mas  mínimo volver a la torre. No podría volverme a enfrentar con el IT sin salir otra vez perdiendo y ademas no tenia porqué volver aun.
Eche un vistazo a mi alrededor para darme cuenta de que me encontraba en un cruce de caminos. Tomando la dirección norte  podría llegar a una especie de bosque 
que se erigía regio y solemne, pero a la derecha había un edificio que me llamo la atención. Parecía un invernadero.
Apenas tuve que elegir, porque Poli  emprendió el vuelo hacia el bosque.
 
-¡Poli no te vayas!-exclame al tiempo que me ponía de pie y corría tras el ave- ¿Donde vas?
 
- ¡ Explorar! ¡Hola,2024,hola!
No iba a a permitir que el animal me dejase atrás, y pese a llevar una semana en la cama, corrí como nunca lo hube echo antes para ser engullida por aquel mar de  frondosos arboles.
 
 

2 comentarios:

  1. jiji mee encanta laura!! (por cierto, cuando vienes a la cama?) jajajajajajajajajajaajajajaja

    ResponderEliminar
  2. jajajaj que boba!!! me alegro de que te guste mols :)

    ResponderEliminar